Slasher: la mujer empoderada frente al terror

El Slasher reivindica el rol de la mujer dentro del cine del siglo XX. Este subgénero del terror de serie B destruye el tópico de la chica débil frente al monstruo del cine mainstream, mostrando personajes femeninos complejos y tan capaces como cualquiera.

El Slasher se ha convertido, por méritos propios, en un subgénero del cine de terror. Derivado del término «slash» (puñalada), lleva muchísimos años llenando nuestras pantallas de psicópatas y monstruos que matan a jóvenes imberbes e imbéciles de mil modos diferentes. Los hay mejores o peores, pero suelen tener largas franquicias y, muchas de ellas, suelen empezar con unas primeras entregas de puro terror, para ir poco a poco deslizándose hacia la más pura comedia, y de lo más ordinaria.

Algunas de las películas más importantes del cine Mondo/Exploitation

Lo anterior ocurre porque las películas de este subgénero están fuertemente emparentadas con el cine mondo y el cine exploitation, de ahí nacen los villanos invencibles que resucitan una vez tras otra, aunque en la anterior película los hayan matado por fin; los jóvenes carne de cañón que enseñan bikini y torso; las tramas ridículas donde se cuela de golpe lo sobrenatural o lo directamente absurdo y los descarados cambios de actor para encarnar al mismo personaje. En fin, esto es también una parte del arte del cine, aunque se parezca ya más al circo.

“Estas chicas se caracterizan por ser inteligentes, fuertes, capaces y emocionalmente maduras”

Hay, sin embargo, un elemento que es común en muchas películas de este subgénero y que solía pasar inadvertido hasta hace muy poco: el feminismo. Sí, hablo de feminismo en el Slasher. Porque, aunque no siempre ocurre, la gran mayoría de estas películas tiene como personajes a chicas que, inicialmente débiles (o que lo parecen), terminan enfrentando al asesino de turno y matándolo incontables veces. Ellas son conocidas como las Final girls, porque suelen eliminar al asesino y ser quienes sobreviven hasta el final de la película.

Jamie Lee Curtis en foto promocional para Halloween (2018)

Estas chicas se caracterizan por ser inteligentes, fuertes, capaces, emocionalmente maduras y asertivas, entre otras características notables, en oposición a los «machitos» del grupo que la acompaña, idiotas emocionalmente inmaduros que yacen empalados en algún rincón, o a los adultos, quienes se muestran incompetentes e incapaces de entender los problemas de los jóvenes.

En décadas como la de los setenta y, sobre todo, la de los ochenta, especialmente prolífica en este tipo de films, donde todos los grupos de jóvenes eran estereotípicamente heterosexuales y bastante machistas salvo excepciones (el gallito del grupo que salía con la animadora guapa, el friki payaso, la tía rara, el punk cabreado…), sobresalieron bastantes personajes femeninos de armas tomar que ponían la valentía y la razón donde solo quedaba la desesperación y le terminaban dando una buena tunda al Freddy o al Jason de turno. Es cierto que muchas de ellas también se dedicaban a correr y a gritar en busca de ayuda, que en algunas ocasiones eran asesinadas al principio de la siguiente entrega para dar paso a nuevos protagonistas, pero estas son leyes típicas del subgénero, es decir, se vuelven una estructura reconocible que permite definirlo.

Bo Dereck en el set de 10 (1979)

El predominio femenino en el Slasher es algo que llama poderosamente la atención, en especial por la cultura en la que se desarrolló. La época dorada del género se produce entre la segunda mitad de la década de los setenta y la primera de la década de los ochenta, donde el panorama cultural de Estados Unidos era opuesto a la revolución de las flores y la lucha por los derechos civiles de los sesenta, con el estereotipo de mujer perfecta en comedias exitosas como 10, la mujer perfecta (1979) o La mujer de rojo (1984), en las que Bo derek y Kelly LeBrock, respectivamente, representaban a dos mujeres como objeto del deseo de los hombres.

“…Sus personajes femeninos, no como meros objetos, sino como personajes complejos y capaces”

La matanza de Texas (1974) de Tobe Hooper

Por esto parece sorprendente que en películas como la primera entrega de La matanza de Texas fuese protagonizada por Sally, una chica que además es astuta. En el film original de Halloween es Jamie Lee Curtis quien se transforma en la heroína de la película (y ha vuelto recientemente a la saga en 2018 ). La franquicia Viernes 13 tiene diferentes protagonistas en diversas continuaciones, pero en general son chicas que se enfrentan a Jason convirtiéndose en final girls. Entre ellas destaca Pam Roberts, encarnado por Melanie Kinnaman, quien se enfrenta de igual a igual al asesino en Viernes 13 parte V.

En Pesadilla en Elm Street es Nancy Thompson, interpretada por la mítica Heather Langenkamp, una joven que termina combatiendo a  Freddy Krueger en su propio terreno, para volver luego en la tercera parte para entrenar a un grupo de jóvenes para volver a encararlo. Y en Scream, el revival del género durante los noventa, Neve Campbell se hizo famosa dando palizas al famoso asesino de la máscara alargada.

Melanie Kinnaman como Pam Roberts en Viernes 13 parte V: Un nuevo comienzo (1984)

Esto puede resumir a grandes rasgos algunas de las protagonistas y principales entregas en las que destacan sus personajes femeninos, no como meros objetos, sino como personajes complejos, capaces y con habilidades bastante superiores a quienes las rodean.  Es cierto que quedan bastantes franquicias en el tintero que son menos famosas, pero que también recurren a la protagonista como Final girl.

Fíjense que, sin ser propiamente «slasher», el terror japonés y oriental en general, que se puso de moda a partir del inicio del nuevo milenio, solía tener también como protagonistas a chicas: The Ring (2002), The Eye (2002) o La maldición (2004) son buenos ejemplos. Y esto ocurre teniendo en cuenta que muchas sociedades asiáticas son considerablemente machistas, incluso las de países desarrollados.

Hay una película de 2015, Las últimas supervivientes  (The Final Girls de Tood Strauss-Schulson) que pone el foco en el feminismo que siempre tuvo el «slasher» y que hasta no hace mucho había sido bastante ignorado (salvo en ciertos análisis lúcidos). Es una película muy liviana que juega con el metacine, que hace un entrañable homenaje a las entregas de Viernes 13 y por extensión a varias franquicias con tramas similares e clichés comunes.

Final girl no incluída: Olivia Hussey como Jess Bradford en Black Christmas (1974)

El subgénero de los asesinos y psicópatas ha dado algunos de los personajes femeninos ciertamente más empoderados del cine, lo que resulta curioso porque este tipo de cine busca más que nada divertir con sangre a litros manando de jóvenes tontos que son masacrados en campings, institutos, universidades, fiestas descerebradas.

Prestar atención a estas películas solo por su calidad técnica o los clichés que utiliza (de ahí su cercanía con el cine mondo y el exploitation), es restarle méritos. Así, la realidad es la que es: hay mucho más de lo que parece en las películas de Cara de cuero, Michael Myers y compañía.

Para más artículos desopilantes, click aquí

Para memes desbordantes, click aquí

buscar
  • Follow us
  • facebook
  • instagram
  • twitter
  • logo
  • logo
  • logo
  • logo
  • logo

Utilizamos cookies propias y de terceros con el fin mejorar la navegación y ofrecer contenidos de interés. Si acepta o continúa navegando consideramos que consiente nuestra Política de privacidad y cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies